El Ratón Pérez llegó a Casa

EL RATON PEREZ LLEGO A CASA!!

Una de las principales preocupaciones de los padres alrededor de los 6 meses de edad es ¿cuándo le van a salir los dientes al niño? Así como hay niños que caminan, se sientan o se desarrollan antes que otros, asimismo ocurre con la salida de los dientes de leche, que pueden salir tan temprano como a partir de los 4 meses, o tan tarde como hasta después del año de edad. Realmente no es tan importante el tiempo en que salen estos dientes, si no el orden en que lo hagan; los primeros dientes en aparecer deben ser los incisivos centrales inferiores seguidos por los incisivos centrales superiores.

Al momento de “mudar” los dientes, los primeros en caerse deben ser los incisivos centrales inferiores seguidos posteriormente por los superiores; esto puede suceder a partir de los 5 ½ años, aunque igualmente hay niños que comienzan el cambio de dientes tardíamente a los 7 años.

Existe una situación que generalmente causa mucha ansiedad en casa: “los dientes nuevos le están saliendo por detrás de los dientes de leche”… y se dan expresiones como: “tiene dientes de tiburón” o “tiene doble fila de dientes”.

NO se alarme!! El patrón de nacimiento de los dientes inferiores es de atrás hacia adelante y poco a poco se van acomodando hacia adelante, siempre y cuando exista suficiente espacio para que estos se alineen dentro de la arcada. A medida que los dientes nuevos se vayan haciendo hacia adelante, se van a ir “comiendo” las raíces de los dientes de leche, haciendo que estos se aflojen poco a poco y se caigan paulatinamente.

NO hay que sacarle los dientes inmediatamente!!! Si los dientes permanentes que están erupcionando tienen suficiente espacio disponible para que se acomoden, podría pasar hasta 1 ½ mes o más tiempo antes que los dientes de leche se caigan naturalmente. Si se extraen en ese momento sería necesario colocarle anestesia local al niño para poder hacer la extracción, lo que puede ser algo traumático; en cambio, si esperamos, los dientes de leche se van a ir aflojando cada vez más y de ser necesario hacer la extracción en el consultorio, con sólo colocar anestesia tópica en gel será suficiente, o hasta mamá, papá o abuelitos podrían hacerle la extracción fácilmente en casa.

Siempre hay que tener presente, si le vamos a sacar el diente en la casa, hacer el movimiento de forma “vertical” o siguiendo la misma dirección de la raíz del diente, hacia arriba o hacia abajo en un solo movimiento, dependiendo en qué arcada está el diente. Nunca se debe hacer la tracción hacia adelante para evitar causar desprendimiento de la encía, que aunque pasa muy raramente, puede darse en casos en los que el tejido es muy delgado o el diente no está suficiente flojo.

Muchas veces cuando los dientes están flojos, los niños descuidan el cepillado dental por miedo a lastimarse. Se debe estar pendiente de esto, pues la falta de cepillado puede ocasionar otra serie de problemas como gingivitis, periodontitis y caries.

La caída de los primeros dientes de leche generalmente coincide con la erupción de las primeras molares permanentes, que aparecen por detrás de las últimas muelitas de leche. Por eso hay que mantener una buena higiene para evitar principalmente que estas muelas se carien.

La caída de los dientes de leche no debe darse como un proceso traumático. Explíquele al niño que ese cambio sucede porque está creciendo y que cuando se le caiga el dientito de leche le saldrá uno nuevo, más grande que el que tenía. Obviamente la “recompensa” del ratón Pérez o del Hada de los dientes será un mayor incentivo para sacarse el diente. ☺

Dra. Brenda Achon