Visitas al dentista…¿Cuándo y por qué?

Las nuevas tendencias en cuanto a la odontología pediátrica han variado notablemente en la última década. Antes se decía que el niño debía visitar al dentista por primera vez cuando tuviera presente todos sus dientes de leche (aproximadamente a los dos años y medio de edad). ¡ESTO YA PASO A LA HISTORIA!

La Odontología para Bebés desarrolla un nuevo concepto basado en la prevención y educación , brindándoles a los padres información necesaria para asegurar la salud bucal de sus hijos e hijas.

Según los reportes de la literatura mundial, el consenso de las diferentes academias de odontología pediátrica acuerdan que el niño(a) debe acudir por primera vez al odontólogo a partir de la erupción de su primer diente de leche (aproximadamente a los 6 meses de edad) y en un periodo no mayor a los 12 meses después de la erupción del mismo. Sin embargo es importante recalcar que la boca del bebe debe limpiarse aun sin la presencia de dientes con gasa o paño limpio y agua evitando así la presencia de infecciones causadas mayormente por hongos.

Esta primera visita se lleva a cabo en dos partes. La primera parte sería el enfoque educativo-preventivo donde se le orienta al familiar y al responsable del cuidado del niño (nanas, abuelas, etc.) sobre aspectos importantes en cuanto a dieta, higiene, hábitos nocivos, alteraciones de crecimiento y desarrollo y la transmisibilidad de la bacteria que produce la caries dental (estreptococo mutans).

Estudios demuestran que las madres / personas responsables del cuidado del niño, con alto índice de caries (niveles altos de estreptococos mutans) pueden transmitir estos a los niños a través de la saliva en acciones como: soplarle los alimentos para enfriarlos, probar de la cuchara del bebe, besos en la boca entre otros. Estas costumbres perjudiciales deben ser evitadas y es muy importante mantener los niveles de estreptococos mutans de estas personas disminuidos.

En la segunda parte de la visita realizamos un examen minucioso de la cavidad oral. Se procede a limpiar los dientes y los tejidos blandos instruyendo al familiar la forma adecuada de hacerlo en casa.

Esto se hace con cepillo dental, gasa, hilo dental dependiendo de las condiciones específicas de cada paciente. También se aplica flúor en pequeñas pinceladas. Si existe alguna condición que así lo requiera puede ser necesaria la toma de radiografías. Una vez concluida la primera visita se analizan los factores de riesgo del paciente y se determina la fecha de la siguiente visita.

Nuestro principal objetivo como asociación que vela por la salud bucal de los niños y adolescentes de nuestro país es la de la concienciar a la comunidad y así proporcionar herramientas para una niñez libre de caries.